• 0996514740
  • Lunes- domingo: 7 am - 10 pm

Componentes

Rastreo Satelital marcaje y liberación de espécimen

En 2012, el Grupo Nacional de Trabajo del Cóndor Andino (GNTCA) promovió la investigación y conservación de la especie a nivel nacional e internacional. EL GNTCA proporcionó asesoramiento técnico al Distrito Metropolitano de Quito para lograr la declaración de la hacienda Antisanilla como Santuario del Cóndor, con esta nueva categorización ambiental se facilitó la compra de la propiedad por la Fundación Jocotoco para manejarla como una Reserva de Conservación Biológica. A nivel internacional, The Peregrine Fund, ONG dedicada a la conservación de rapaces a nivel mundial, en colaboración con miembros del GNTCA, inició el proyecto de Investigación y Monitoreo Ecológico del Cóndor Andino en Ecuador. En mayo 2012, el equipo de investigación registró el primer nido en el Peñón del Isco, y paralelamente al monitoreo de la actividad reproductiva, se inició el conteo de cóndores en este dormidero en junio de 2012. A partir de marzo 2014, The Peregrine Fund y Fundación Jocotoco iniciaron un conteo sistemático de cóndores en el Peñón del Cóndor.
Para utilizar el rastreo satelital en el monitoreo del cóndor andino, es primero necesario capturarlos. Se capturan los cóndores aplicando cuatro técnicas de captura (Phai de un lazo, Phai de múltiples lazos, Lanza redes y apertura de techo de jaula) o existe la posibilidad de recatarlos cuando los cóndores literalmente caen del cielo.
Una vez capturados los ejemplares, se marcan con dos tipos de rastreadores patagiales: Modelo PTT-100-50 gram de Microwave Telemetry Inc. en plataforma ARGOS y GPS-GSN- 3rd Gen- CTT-1000-BT3 Series de Cellular Tracking Technologies (CTT) en plataforma de telefonía celular. Los ejemplares capturados también fueron marcados con bandas alas y un microchip.
Los rastreadores de Microwave Telemetry colectaron una coordenada por hora de 05:00 a 19:00 (tiempo local de Ecuador), mientras que un rastreador de Cell Track Technologies lo hizo cada 15 minutos durante las horas de luz del día. Hasta Julio del 2016, los rastreadores proporcionaron información espacial, en cada ejemplar marcado, entre 7 y 27 meses. Previo análisis, los datos fueron filtrados corriendo software MTI Argos GPS Parser. Se determinó los porcentajes de uso del hábitat dentro y fuera del SNAP con herramientas de Sistemas de Información Geográfica (SIG).
Esta es la primera vez que se aplica la telemetría satelital en el estudio del cóndor andino en Ecuador. Se marcaron 8 ejemplares y los resultados son significativos, desde los procesos asociados de rescate, rehabilitación de cóndores en cautiverio, desarrollo de protocolos de captura y marcación incluyendo pruebas de técnicas de captura, desarrollo de técnicas de liberación y monitoreo post-liberación, contribución de datos espaciales al censo nacional y a la creación de una nueva área protegida, manejo de datos, hasta los productos finales resultantes de la investigación satelital como herramienta de apoyo al manejo y conservación de la especie en el país.
A continuación, se proporciona resultados de puntos de forrajeo, áreas de acción, dormideros y nidos.
Adicionalmente en 2012-2016, registramos al cóndor andino reproduciéndose en dos peñones de Antisanilla y se tornó más importante garantizar la disponibilidad de alimento para las parejas reproductoras y sus pichones. Entre abril 2012 y octubre del 2014, cámaras trampas fueron colocadas de manera oportunista. En octubre 2014, The Peregrine Fund y Fundación Jocotoco firmaron un convenio de cooperación científica por dos años y entre noviembre 2014 y septiembre 2016, ambas organizaciones desarrollaron un estudio sistemático de la estructura poblacional del cóndor.
Entre las acciones más importantes desarrolladas en la primera fase del proyecto tenemos:
  • Marcación con rastreadores satelitales y bandas alares de cóndores andinos
  • Estudiar y analizar la biología de reproducción
  • Realizar un monitoreo poblacional
  • Capacitación al personal, socialización de procesos y educación ambiental
  • Gestión de territorio, normativas técnicas y alianzas estratégicas con organismos locales
  • Investigación, manejo y conservación ex situ.
Puntos de forrajeo

En base de registros de presencia y ausencia de cóndores por cuatro años en los dormideros de la Reserva Biológica Antisanilla y datos satelitales, se seleccionó las coordenadas entre 09:00 y las 15:00 horas como indicadoras del tiempo de forrajeo. Los cóndores marcados con rastreador satelital buscaron su alimento principalmente a lo largo de los flancos occidentales de la cordillera oriental de las regiones centro y norte de los Andes de Ecuador y solamente un ejemplar centró su actividad en la parte sur del Ecuador. El 77% de los puntos de forrajeo estuvieron en áreas privadas, fuera del SNAP. Una de las áreas protegidas de mayor uso fue el Parque Nacional Cotopaxi y sus zonas de influencia.

Áreas de Acción (Home Ranges)

Usando el criterio anterior para los puntos de forrajeo, se seleccionó las coordenadas entre las 09:00 y las 15:00 para estimar las áreas de acción, Kernel fijos al 90%, aplicando la extensión ArcMET en ArcGIS 10.3. Se realizó esta estimación para cada ejemplar marcado por separado y también para todos los individuos juntos sumando sus áreas de acción individuales con sus correspondientes porcentajes de áreas dentro y fuera del SNAP.

Los cóndores incluyeron entre el 59% y 96% de sus áreas de acción en propiedades privadas. Las áreas de acción individuales, dentro y fuera del SNAP, variaron entre 2.954 km2 y 24.928 km2, mostrando una alta variación entre individuos. Los rangos de elevación del terreno, sobre el nivel del mar, fueron de 221 a 4519 msnm. Para el polígono Sur fueron de 771 a 6251 msnm. Los cóndores descendieron a zonas más bajas al Norte (Valle del Chota) y al Sur del Ecuador (en zona de influencia del Rio León y Provincia del Oro). El área total usada por los ocho cóndores marcados fue estimada en 36.406 km2, de los cuales 26.689 km2 (73%) están en propiedad privada y 9.717 km2 (27%) dentro del SNAP.

Dormideros

incluyó las coordenadas de antes de las 06:00 y después de las 18:00 horas para la identificación de dormideros. Se identificó como dormideros importantes a aquellos acantilados (peñones) donde al menos un cóndor marcado permaneció cinco o más noches. De los 142 dormideros principales revelados por la telemetría satelital, el 65% estuvieron ubicados en tierras privadas. Con 11 dormideros importantes, El Parque Nacional Cotopaxi fue el área protegida con la mayor cantidad de dormideros. La mayor concentración está al sur oriente de la ciudad de Quito a lo largo de la cordillera oriental de los andes.

Nidos

Realizando expediciones al campo, se buscó nidos en sitios de alta frecuencia de avistamientos de cóndores y/o mayor densidad de puntos de telemetría satelital. Del total de 10 nidos encontrados en Ecuador entre 1996 y 2016, nueve estuvieron ubicados en propiedades privadas y se encontraron activos, aunque no anualmente, entre 2011 y 2016; no obstante, el único y primer nido del cóndor andino registrado en 1996 dentro del SNAP ha permanecido inactivo durante el período de estudio.

Monitoreo de supervivencia de cóndores marcados

La supervivencia de cóndores fue monitoreada por:

  • movimientos del animal marcado y sensor de mortalidad incorporado en los rastreadores de telemetría satelital,
  • re-avistamientos de ejemplares marcados con bandas alares
  • identificación de marcas morfológicas naturales (lóbulos y estrías en cresta y cabeza, falta de plumas o plumas en crecimiento) registradas por fotografía.

La Hacienda Zuleta (monitoreo por cámara fotográfica), Reserva Biológica Antisanilla (monitoreo por observación directa y cámaras trapa) y Centro de Rescate Ilitío (monitoreo por cámaras trampa) tuvieron la mayor frecuencia de re-avistamientos de ejemplares debido a que son sitios de monitoreo permanente. Todos los cóndores marcados fueron registrados más de una vez después de su liberación. La muerte del cóndor Felipe fue detectada, en un lugar remoto de la Provincia del Napo, gracias al sensor de mortalidad incorporado en el rastreador satelital. Este sensor también ha servido para indicar periodos de escasa movilidad de los cóndores liberados y responder rápidamente con visitas al campo para verificar el estado del ejemplar.

Se realizaron 122 registros de reavistamientos de cóndores marcados con bandas alares. Los cóndores Polito y Zuleta, con 26 y 41 reavistamientos, respectivamente, mostraron la frecuencia más alta. Las bandas alares, además de proporcionar datos de supervivencia, también nos informan sobre distancias de dispersión de los cóndores.

Estudio poblacional

Los métodos para medir fluctuaciones poblacionales de animales necesitan ser probados y validados para su aplicación a largo plazo. En el caso del cóndor andino, una especie con grandes desplazamientos sobre un hábitat de difícil acceso para los investigadores, el desarrollo de metodologías de censos y monitoreo poblacional representan un verdadero desafío para la medición precisa de la tendencia poblacional. Conocer los factores limitantes y amenazas de la población en la naturaleza es esencial en la determinación del estado de conservación de una especie en Peligro Crítico como el cóndor andino en Ecuador.

Para definir la estructura poblacional del cóndor andino, se realizó el censo nacional simultaneo, el 29 y 30 de septiembre de 2015. Con la participación de 163 censistas, se contaron 93 cóndores y se estimó una población entre 94 y 102 individuos.

Exploración y selección de dormideros

Se han explorado 84 dormideros a lo largo de los andes desde Carchi hasta Loja, y se ha documentado la abundancia de cóndores en cada uno de ellos. Se trazaron las rutas de acceso a cada dormidero con GPS manuales y se georreferenció los puntos de observación (lugar opuesto al dormidero desde donde se realizan las observaciones). La exploración de dormideros fue facilitada con la disponibilidad de datos satelitales y uso de herramientas de SIG y Google Earth. Los datos colectados, con información espacial y temporal, han sido ingresados en la base de registros del cóndor. En 2012 y en 2014 se seleccionó a los dormideros del Peñón del Isco y Peñón del Cóndor (Toropugro) en la Reserva Biológica Antisanilla de la Fundación de Conservación Jocotoco, para realización de censos parciales semanales.